+34 856 920 031 - Abierto desde las 9:00 - Chillout 16:00
  • 01.08.2018

    Qué hacer en Chiclana de la Frontera

    Qué hacer en Chiclana de la Frontera

    Chiclana de la Frontera es ideal para disfrutar de la costa gaditana en su máximo esplendor. Ven al paraíso y deléitate con lo mejor de esta tierra.

    Si no sabes qué hacer en Chiclana de la Frontera te proponemos a echar un vistazo a las siguientes opciones, ya que estamos seguros de que este bello enclave del litoral cumplirá todas tus expectativas. ¿Te atreves a disfrutar del paraíso con nosotros?

    Un mar de opciones

    Chiclana de la Frontera es uno de los destinos turísticos más punteros de la costa gaditana, ya que su puerto deportivo y sus playas son dos de los elementos más llamativos para los visitantes de este hermoso paraje de la provincia de Cádiz. No obstane, Chiclana de la Frontera ofrece asimismo un interesante patrimonio cultural e histórico de gran interés para aquellos que desean hacer algo más que turismo de sol y playa.

    Parque periurbano La Barrosa

    Este parque declarado de tal manera por la Junta de Andalucía con el objetivo de proteger este entorno natural­, se extiende por 125 hectáreas de vegetación variada. Es un auténtico pulmón verde próximo a la playa chiclanera más conocida y está incluido en el Inventario de Espacios Naturales Protegidos de Andalucía.

    Engloba varias zonas de pinar y de sistemas dunares repartidos a lo largo de la costa (desde Sancti Petri hasta la Loma del Puerco). El Pinar Público de La Barrosa es una de sus áreas más representativas, así como el Pinar de Costa Sancti Petri.

    Salinas

    Una de los cosas más espectaculares que hacer en Chiclana de la Frontera es visitar el Centro de Recursos Ambientales Salinas de Chiclana, situado en la zona conocida como Batería Colorá (Pinar de los Franceses, donde estuvieron las baterías galas que sitiaban Cádiz durante la Guerra de la Indpendencia).

    Cuenta con una superficie de aproximadamente 30 hectáreas que encierran numerosos recursos naturales y culturales con un enorme potencial interpretativo y educativo. Tiene una salina tradicional litoral rehabilitada bautizada como Santa María de Jesús, que recupera parte de su fisonomía original con distintos componentes para la regulación del régimen hídrico y la extracción de la sal de manera artesanal.

    Alcornocal del Pago del Humo

    Las herencias naturales son motivo de alegría para cualquier población preocupada por el medio ambiente. Si hablamos de especies arbóreas, en esta región de la costa gaditana hay que prestar una atención especial al alcornoque. No obstante, este árbol ha estado perdiendo peso en los suelos de la localidad durante años.

    Por un lado, debido a la necesidad que los lugareños tenían de utilizar la tierra para labranza y, por otro, porque se destruyeron en su momento valiosas comunidades alcornocales naturales. Actualmente, el alcornocal chiclanero se concentra en el llamado Pago del Humo.

    Es allí donde se encuentra el alcornocal que lleva ese mismo nombre, una formación boscosa donde los chiclaneros suelen tener su residencia campestre, además.

    Ermita de Santa Ana

    Otra de las experiencias que hacer en Chiclana de la Frontera es la Ermita de Santa Ana, situada en lo alto del cerro de Santa Ana, a unos 50 metros de altitud. Es el icono visual de la ciudad y está incorporada dentro de los 7 Puntos Mágicos de Chiclana de la Frontera (La Colina de Santa Ana, La Loma del Puerco, El Templo de Hércules, Las Salinas, Miralmar, El Carrascal y La Espartosa).

    Estos hacen referencia a las mejores vistas de la localidad junto con los enclaves de mayor importancia histórica. Esta capilla octogonal del siglo XVIII realizada por Torcuato Cayón cuenta en su interior con la imagen de Santa Ana y la Virgen Niña, ambas tallas de Domingo Giscardi.

    Sancti Petri

    Visitar Chiclana de la Frontera y no ir a Sancti Petri debería ser pecado. Sancti Petri fue un poblado atunero muy avanzado a su época, pero hoy en día aunque quedan pocas edificaciones en pie su aura sigue presente. Justo enfrente se encuentra el islote donde emerge el Castillo de Sancti Petri, construido entre los siglos XVI y XVII y actualmente declarado Bien de Interés Cultural.

    Es un paisaje bello y evocador de pioneros y colonizadores en el que contemplar la vista del fuerte desde la lejanía durante el atardecer es algo realmente único, de una hermosura espectacular, deudora de siglos y siglos de historia y aventuras.

    Playa de La Barrosa

    Categoría. Símbolo. Estereotipo. La gema de las playas andaluzas. Este arenal de medidas áureas —5,3 kilómetros de largo por 70 metros de ancho— posee unas cualidades espectaculares: bandera azul, ecoplaya, Q de calidad turística... Todas estas razones hacen que la encumbren cada año en las listas como la playa semiurbana más agraciada de España.

    Y qué mejor que disfrutar de la sabrosa gastronomía andaluza en el mejor chiringuito de Cádiz donde podremos almorzar o cenar una deliciosa paella con productos frescos y de primera calidad a escasos metros del mar después de pegarnos un chapuzón y tomar el sol.

    Todas estas propuestas que hacer en Chiclana de la Frontera son solo el principio de un lugar idílico donde dejarse llevar por los cinco sentidos y disfrutar de una amplia gama de experiencias y actividades en uno de los pueblos más especiales de la costa gaditana.

Chiclana